. ..Artículos....textos de Historia......Santoral..INDEX.

El nombre de Jesús, el Verbo hecho carne

El nombre de Jesús, el Verbo hecho carne

En la época del humo de Satanás en la Iglesia, desde la segunda mitad de la década de los 60 del XX, empezaron algunos a utilizar el nombre de Jesús para omitir su divinidad y así negarla. El horror que esto producía llevó a otros muchos a emplear nombres que explicitasen la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo. Los teólogos que seguían siendo creyentes empleaban el nombre de Cristo. Recientemente algunos decidimos no renunciar a utilizar el nombre de Jesús, no permitir que, pronunciado por pseudoteólogos ateos, sonase como una negación, abjuración, o blasfemia. Recordamos que así le llaman en los evangelios su Madre y san José, su padre en la tierra; sus amigos, los apóstoles, discípulos y evangelistas. Así se le invoca en el Avemaría y en todo el santo rosario. En las oraciones de desagrvio ante el Santísimo. Etc. Podríamos ir haciendo una lista de esta correcta y santa utilización del dulce nombre de Jesús de una forma creyente y amorosa. Hasta que me llegó el turno de ser sospechoso también por utilizar el nombre de Jesús. Hasta se me tildó por ello de arriano. Por esto desde hace dos o tres años, el firmante utiliza la expresión Jesús, el Verbo hecho carne. Es aún más trabajo que al principio de todo, pero así tengo algo para ofrecer. Mejor, todo son ventajas.

En la Iglesia sigue la conmemoración litúrgica del Santo Nombre de Jesús, el 3 de enero. San Bernardino de Siena fue el gran apóstol del Santo Nombre de Jesús. Que este santo nos recomiende e interceda por la Iglesia contra los anticristos y contra la asfixia ya insoportable del humo de Satanás; ahora cuando va a ir a mucho más, como parece y se nota. Quizá ya sin katejon.

3 de enero de 2021

En la lectura del santo evangelio en la santa misa: En aquel tiempo dijo Jesús...

Bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre virgen María!

Bendito sea el nombre de Jesús.

Santa Teresa quiso ser y llamarse Teresa de Jesús. Sí de Jesús. Y Jesús, el Verbo hecho carne, lo aprobó y se lo concedió, diciéndole: "Pues yo soy Jesús de Teresa"

Santa Teresita quiso llamarse Teresa del Niño Jesús. Si de Jesús. Y siempre todos los creyentes hemos hablado del Niño Jesús, sí de Jesús.